Mascotas: Dogo Argentino

Mascotas: Dogo Argentino

El dogo argentino es una de las razas que cargan con el estigma de haber sido empleados como perros de pelea en sus orígenes, allá en los años 20, época en la que estos crueles y sangrientos espectáculos gozaban de gran éxito en Argentina y otros países. También con la mala suerte de haber caído en manos de personas sin escrúpulos ni amor por los animales que han buscado fomentar su agresividad a través del maltrato.

Posee un físico robusto y musculoso, así como una mordida poderosa, esta raza es, bien educada, cariñosa a más no poder, juguetona y de carácter equilibrado, un perro que desarrollará fuertes vínculos con todo aquel que considere de su familia y al que defenderá a capa y espada si las circunstancias así lo requieren.

Los ejemplares de dogo argentino tienen una vida promedio entre 10 y 12 años y pesar entre 25 y 45 kilos cuando son adultos. Son altos, midiendo entre 55 y 70 cm de altura.

Con base en el estándar de la raza, este perro debe ser totalmente blanco pero se admite que tenga una mancha negra u oscura alrededor del ojo, siempre que está no ocupe más del 10% de la cabeza.

El dogo argentino es un perro bastante sano. Las enfermedades más comunes en la raza son la sordera hereditaria y la displasia de cadera. También pueden sufrir quemaduras solares. Además, su fino pelaje le hace poco tolerante al frío por lo que en invierno no deberá dormir a la intemperie y habrá que ser cuidadoso con los paseos en esa época del año.

El dogo argentino fue concebido como perro de pelea. Su creador, el argentino Antonio Nores Martínez, buscaba un can muy fuerte y resistente que luchara en las peleas de perros que, en la década de los años 20, tanto proliferaban en Argentina y otros países.

Antonio Nores Martínez

Cuando se empezó a ver con malos ojos las peleas de perros, el dogo argentino fue empleado para cazar jabalíes, zorros, pumas, pecaríes.

El dogo argentino es un perro muy cariñoso que constantemente busca caricias. Con quien considera su familia puede establecer vínculos muy fuertes, es paciente y bondadoso. Además, aguanta con estoicismo a los pequeños de la casa.

Ha de criarse en un entorno tranquilo, con una familia firme, justa y segura, dejándole claro cuál es el lugar que ocupa en nuestra jerarquía. Esto lo aprende sin ningún problema, ya que el Dogo Argentino es un perro muy inteligente. Como son unos conquistadores natos, debemos de ser firmes, porque a lo largo de su vida, debido a su astucia, nos pondrán a prueba cientos de veces, pero siempre obedecen.


Como perro de familia, es paciente y juguetón, por lo que siempre es el compañero ideal de los más pequeños de casa, a los que tratará con especial cariño y respeto. También con los mayores tienen un tacto especial, dándoles el espacio que generalmente buscan. Como es un atleta nos puede acompañar a cualquier actividad que se nos ocurra.

El Dogo Argentino es un grandullón que requiere una alimentación de alta calidad para disponer de todos los nutrientes necesarios durante su rápido desarrollo.

Así es nuestro Dogo Argentino: tranquilo, valiente, un excelente compañero de juegos de los más pequeños, tolerante y educado con nuestros mayores. Además, protegerá a su familia aún a costa de su propia vida.

Si tienes algo que sugerir o aportar, házmelo saber: https://www.facebook.com/Mean-Machine-109558247586688

Spread the love
Mean Machine

Mean Machine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *