Terror y algo más: Ed Gein

Terror y algo más: Ed Gein

En la década de los 50, el estado de Wisconsin fue testigo del nacimiento de un asesino en serie cuyo modus operandi sería el resultado de una mente enferma y tenebrosa.

Ed Gein nació en agosto de 1906 en un contexto familiar marcado por un padre maltratador y alcohólico y una madre con un alto grado de fanatismo religioso , que lo sometía a castigos excesivos y que le impidió crear relaciones sociales con niños y más tarde chicos de su edad.

Durante su infancia se desarrollarían los factores de riesgo que más tarde impactarían sin ninguna duda en su comportamiento criminal y es probable que en su patología mental :

● Su madre fue la causante de que sufriera un alejamiento de la realidad social, al apartarlo de amigos por temor a que le contagiaran sus pecados. Esta circunstancia provocaría en Ed el aislamiento y el refugio en los cómics y relatos escabrosos. Las narraciones sobre torturas humanas y el descuartizamiento serían los temas recurrentes de sus lecturas y su obsesión por la muerte.
● La idea de impureza de las mujeres que su madre le fue inculcando le crearían una imagen despreciable del sexo opuesto, focalizando la idea de la mujer ideal en su madre.
● La educación basada en el castigo y la falta de afecto familiar, le provocaron un sentimiento dual de amor-odio muy difícil de gestionar. Esa confusión de la identidad femenina luchaba contra su propia fisiología produciéndole una fascinación y curiosidad tal que a menudo le motivaba a vestirse con ropa de mujer.

Paradójicamente y pese a su perfil de hombre extraño, Ed se ganaba la vida haciendo trabajos de reparación para distintas personas. Este hecho, en cambio, no le haría más sociable, al contrario.

Tras la muerte de su madre en 1957, Ed se encontró solo en el mundo y aunque su madre jamás le había proporcionado una relación de afecto, su muerte de alguna forma fue el detonante para una deriva violenta de su comportamiento:

1.- Por una parte, los ecos de todo el aprendizaje inculcado por su madre con su aversión por las mujeres y la sociedad;
2.- y por otra, la “añoranza” hacia la mujer, que lo lleva no tanto a tratar de perdurar su recuerdo, sino a travestirse de la forma más cruel, tratando de imitarla.

La camarera y propietaria del bar que Ed frecuentaba había sido asesinada en su propio local, pero su cuerpo había desaparecido. En 1958, la policía inspeccionó la casa de Gein, ya que era sospechoso de haber asesinado a la dependienta de una tienda. Sin embargo descubrió no solo el cuerpo que buscaban sino el de la camarera y 9 cadáveres más, rodeados de un caos espeluznante, un escenario que serviría de inspiración a guionistas y escritores del terror más escabroso.

Sus víctimas fueron descuartizadas y desolladas como animales para la confección de tapicerías y ropa realizadas con su piel, con las que solía vestirse o le servían de accesorios para su indumentaria, como un cinturón fabricado con pezones. Los cráneos decoraban las paredes, máscaras con rostros humanos, vísceras como alimento, todos ellos fetiches claros de una mente perturbada.

Según la clasificación de Holmes y DeBurguer, Ed Gein tenía todos los rasgos de ser clasificado como asesino visionario que actúa mediante el dictado de alguien del más allá. En este caso, su madre fallecida aún seguía dirigiendo su vida y le obligaba a acabar con las mujeres impuras. Un tipo de asesino en serie cuyo modus operandi y móvil inspiraría a Hitchcock para el mítico personaje Norman Bates en Psicosis.

Los profesores Ronald M. Holmes y James E. De Burger distinguieron entre los asesinos en serie que actúan de forma visionaria (visionary: porque “una voz” les ordena actuar de ese modo) o misionera (mission-oriented: los que cumplen una “misión” en la sociedad) y aquéllos que matan buscando el placer (orientación hedonística que puede estar motivada por la lujuria, el control, la emoción o el beneficio económico).

Sin embargo, el asesino sólo reconocería 1 víctima, alegando que el resto eran cadáveres exhumados al día siguiente de su entierro. Ed tan solo se llevaba a casa los cadáveres junto con sus pertenencias para sus perversiones decorativas.

Ed Gein fue internado de por vida en un centro psiquiátrico donde paradójicamente demostraría siempre un comportamiento modelo, aunque nunca pudo ser liberado debido a que los psiquiatras mantuvieron siempre el diagnóstico de trastorno mental, considerándolo peligroso.

Murió en 26 de julio de 1984 a causa de una insuficiencia respiratoria y su cuerpo fue enterrado junto al de su madre.

Los personajes centrales de Psicosis, novela de Robert Bloch que en 1960 el gran director Alfred Hitchcock llevó al cine; La Masacre de Texas (1974), del maestro del suspenso Tobe Hooper, y la casi interminable saga de Halloween (1978, la primera versión) que iniciara John Carpenter, tienen en su vida ficticia un viso de realidad dotado por el siniestro personaje que representó Edward Theodore Gein.

Si tienes algo que sugerir o aportar, házmelo saber: https://www.facebook.com/Mean-Machine-109558247586688

Spread the love
Mean Machine

Mean Machine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *