Terror y algo más: Edmund Kemper

Terror y algo más: Edmund Kemper

Edmund Emil Kemper III (Burbank, California; 18 de diciembre de 1948), más conocido como Edmund Kemper, es un asesino en serie estadounidense al que también se le conoce como El asesino de las colegialas (Co-ed killer,1​ en inglés), que estuvo activo en la década de 1970.

Infancia y juventud
Hijo de Edmund Emil Kemper Jr.​ y de Clarnell Stage, Edmund Kemper desarrolló un comportamiento psicopático desde muy joven: torturaba y asesinaba a animales, representaba rituales sexuales con las muñecas de sus hermanas cuando se enfadaba con ellas y les rompía sus juguetes a modo de venganza hacia ellas, desmembraba y decapitaba muñecas. Llegó a decir que, para besar a una maestra por la que se sentía atraído, tendría que matarla previamente.

Si ya de por sí Kemper era extraño, su madre (de quien se sospecha que tenía trastorno límite de la personalidad) le obligaba a dormir en el sótano por miedo de que su hijo abusara de sus hermanas, algo que molestó a Edmund. Lo alimentaba con cabezas de pescado.

El 27 de agosto de 1964, a los 15 años, Edmund tiroteó a su abuela (con la que vivía en un rancho de unas 7 hectáreas) mientras ésta estaba terminando su último libro para niños. Sin embargo, la cosa no acabó ahí, puesto que, cuando llegó su abuelo, también lo mató. Acto seguido, llamó a su madre y la instó a que avisara a la policía, pues había matado a sus abuelos. Las declaraciones que dio a los agentes fueron las siguientes: él “sólo quería ver qué se sentía al asesinar a su abuela”, y mató a su abuelo porque sabía que se enfadaría por haber matado previamente a la abuela.

El quinceañero fue internado en el Hospital Estatal de Atascadero y, además de hacerse amigo de su psicólogo, se convirtió en su asistente. Gracias a su inteligencia, se ganó tal confianza del doctor que se le permitió el acceso a las pruebas aplicadas a otros internos. Gracias al aprendizaje que obtuvo de estas pruebas, impresionó a su médico y consiguió el alta (algo muy cuestionado por otros médicos), y demostró después que había sellado para siempre su historial juvenil. Una vez libre, se fue a vivir con su madre a Santa Cruz (California).

Asesinatos
Kemper (de 2,05 m y más de 120 kg) trabajó en diversos sitios hasta llegar al Departamento Californiano de Transporte, en aquella época conocido como el Departamento de Obras Públicas en la División de Carreteras en el Distrito 4.

Entre mayo de 1972 y febrero de 1973, Kemper mató a diversas estudiantes que encontraba en la autopista, a las cuales llevaba a zonas rurales aisladas para matarlas (acuchillándolas, con arma de fuego o asfixia) y después trasladarlas a su apartamento donde practicaba necrofilia para posteriormente desmembrar los cuerpos. Usualmente, arrojaba los cuerpos desmembrados a barrancos o los sepultaba en campos, pero en cierta ocasión enterró la cabeza de una víctima (de 15 años) en el jardín de su madre en una especie de broma divertida: él señaló que ella “siempre quiso que las personas la admiraran”. Asesinó a 6 colegialas, incluyendo dos estudiantes de la Universidad de California (donde trabajaba su madre) y una del Cabrillo College. Reveladoramente, después de discutir con su madre era cuando cometía los asesinatos.

En abril de 1973, Kemper golpeó repetida y violentamente a su madre hasta matarla con un martillo de zapatero mientras ésta dormía. La decapitó, violó su cabeza (la cual usó como diana) y arrojó sus cuerdas vocales al triturador de la cocina. En su declaración, Kemper dijo que “eso parecía apropiado, tanto como ella me maldijo, gritó y chilló por muchos años”. Finalmente comió parte de sus órganos y durmió cuatro noches con el cuerpo en estado de putrefacción. Pero la cosa no quedó ahí, invitó a casa a una de las mejores amigas de su madre (ajena a lo que había ocurrido) y la estranguló.

Se dirigió con el coche hacia el Este, sin escuchar en la radio ninguna noticia sobre sus asesinatos. Desilusionado, frenó y llamó a la policía para confesar que él era El asesino de las colegialas. Les confesó qué había hecho y donde podían encontrarle, además de reconocer su necrofilia y canibalismo.

Durante su juicio alegó locura, aunque fue hallado culpable de ocho cargos por asesinato. Pidió la pena capital, pero al estar suspendida en Estados Unidos en aquel momento, recibió la cadena perpetua. Actualmente es uno de los presos de la Prisión Estatal de Vacaville.

Víctimas conocidas de Ed Kemper

  • Maude M. Hughey Kemper (66) – 24 de agosto de 1964
  • Edmund Emil Kemper (72) – 24 de agosto de 1964
  • Mary Anne Pesce (18) – 7 de mayo de 1972
  • Anita Luchessa (18) – 7 de mayo de 1972
  • Aiko Koo (15) – 14 de septiembre de 1972
  • Cindy Schall (19) – 8 de enero de 1973
  • Rosalind Thorpe (23) – 5 de febrero de 1973
  • Alice Liu (21) – 5 de febrero de 1973
  • Clarnell Strandberg (52) – 21 de abril de 1973
  • Sally Hallett (59) – 21 de abril de 1973


Libros

  • Cheney, Margaret, Why: The Serial Killer in America. R&E Publishers: Saratoga, CA (1992). (Reprinting of the author’s The Co-Ed Killer. Walker and Company:New York, NY (1976). ISBN 0-8027-0514-6.)
  • Damio, Ward, Urge to Kill. Pinnacle Books:New York, NY (1974). ISBN 0-523-00380-3. (Discusses Kemper plus two contemporary Santa Cruz killers: John Linley Frazier and Herbert W. Mullin)
  • Leyton, Elliott, Hunting Humans: The Rise Of The Modern Multiple Murderer. McClelland & Stewart (2005). ISBN 0-7710-5025-9. (Full chapter on Kemper)
  • Ressler, Robert K., Whoever Fights Monsters: My Twenty Years Tracking Serial Killers for The FBI. (approx. 20 pages on Kemper).
  • West, Don, Sacrifice Unto Me. Pinnacle Books:New York, NY (1974). ISBN 0-515-03335-9. (Story of Kemper and Herbert W. Mullin)
  • Douglas, John, Mind Hunter. Pocket Books:New York, NY (1995). ISBN 0-671-52890-4.
  • Lawson, Christine Ann (2002). Understanding the Borderline Mother — Helping Her Children Transcend the Intense, Unpredictable, and Volatile Relationship. Jason Aronson, 129-131,136,139,141,144,278. ISBN 0-7657-0331-9.


Películas y series sobre Kemper o en las que aparece Kemper

  • The Head Hunter​ (2016): El actor británico Tom Durant Pritchard interpreta a Edmund Kemper, en la película de producción estadounidense, dirigida por Tom Keeling, que se ambienta en California, en 1972. Se trata de la primera entrega de la trilogía Serial Thriller, que también repasa las historias de Ted Bundy y Stephen Peter Morin.
  • Mindhunter (2017): La serie de Netflix, creada por Joe Penhall y con producción ejecutiva de David Fincher, presenta en los episodios 2, 3 y 10 de la primera temporada a Edmund Kemper, interpretado por Cameron Britton, en entrevistas con el agente de la FBI Holden Ford (Jonathan Groff). Se basa en el libro Cazador de mentes: Dentro de la unidad de élite de crímenes seriales del FBI, de Mark Olshaker y del exagente John E. Douglas, pionero en desarrollar perfiles psicológicos en la FBI.

Si tienes algo que sugerir o aportar, házmelo saber: https://www.facebook.com/Mean-Machine-109558247586688

Spread the love
Mean Machine

Mean Machine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *